Todo empieza con la voluntad.WordPress.com site

MASACRE EN RANCAS (PASCO):  02 DE MAYO 1960.

Los hechos del presente comentario ocurrieron en el lugar denominado “HUAYLLACANCHA”, en los terrenos de la Comunidad Campesina San Antonio de Rancas, en el histórico distrito de Simón Bolívar, en la provincia de PASCO, muy cerca a la ciudad de Cerro de Pasco.

Precisamente, en el pueblo de San Antonio de Rancas (hoy capital del distrito de Simón Bolívar), donde el mismísimo libertador Simón Bolívar organizara a sus combatientes para el logro final de la independencia del Perú en 1824 y los arengara con su famosa Proclama de Rancas antes de salir en busca del ejército realista que se encontraba por estos lugares en ese entonces.

 

Bolívar y la batalla de Junín

Cuentan que don Jerónimo Gora (autoridad de Rancas) fue quien guió al libertador Bolívar y sus huestes por estos parajes, hasta que encontraron al ejército realista que se hallaba bordeando el lago Chinchaycocha, al parecer se dirigían hacia el valle de Tarma.  En la pampa de Chacamarca se realizó la batalla de JUNIN el 6 de agosto de 1824.

Volviendo a nuestro comentario, lo que habría venido ocurriendo, desde muchos años antes, es que los vecinos hacendados habrían estado invadiendo las tierras comunales del pueblo de Rancas, como seguramente otros hacendados también habrían venido haciendo lo mismo con otras comunidades que eran sus vecinas.

Todo esto habría estado ocurriendo ante la indolente mirada de las autoridades correspondientes, que al parecer poco o casi nada hicieron para imponer justicia y resarcirlos, o al menos para detener estos abusos y atropellos.  Quizá también porque los hacendados eran amparados legalmente con concesiones autorizadas que iban en detrimento de las posesiones de las respectivas comunidades campesinas.

Seguramente no habrían trascendido estos sucesos de Rancas fuera de nuestro ámbito campesino de la sierra central del Perú, de no ser por el escritor don Manuel Scorza quien publica en España en 1969 su novela “REDOBLE POR RANCAS”, quien artificiosamente hace conocer al mundo la masacre ocurrida el 2 de mayo de 1960 en contra de humildes campesinos de Rancas (Pasco).

Lo que habría ocurrido es que estos comuneros campesinos, cansados de los cotidianos vejámenes de que eran objeto por parte de los cuidadores de las haciendas que los circundaban: CERRO DE PASCO CORPORATION y PACOYÁN de los hermanos Lercari, decidieron rebelarse en acto de justicia ante estos atropellos (previas coordinaciones de meses atrás) el 28 de abril de 1960, tomando tierras que ellos sabían que eran suyas, y estaban detrás del alambrado de los de la hacienda Cerro de Pasco Corporation.  Parece que estuvo acordado que luego de esta toma de tierras también lo harían en los de la vecina Pacoyán, después.

Los comuneros consideraban el colmo del abuso el colocar trampas “rompepatas” para deshacerse de los ganados de los campesinos que traspasaban los alambrados de las haciendas.  Es más, les hacían trabajar largas horas a los propietarios de dichos animales, para devolvérselos luego.

Por la tarde de ese mismo 28 de abril llegó al lugar de la “toma” de tierras una comitiva al mando del jefe de la Guardia Civil para advertirles que abandonen el lugar.  Ellos replicaron que no lo harían porque estaban en terrenos que legalmente eran de la comunidad de Rancas.

Los días posteriores los comuneros estaban enterados de que estaban llegando a Cerro de Pasco más refuerzos de los policías venidos de Huancayo.  Aún así decidieron mantenerse allí, porque estaban convencidos de que esos terrenos eran de su comunidad.

Cuentan que la mañana del 2 de mayo de 1960 llegaron a Huayllacancha las fuerzas policiales a caballo al mando del Comandante Vaudenay, quien al parecer también convencido de que esas tierras pertenecían a la Cerro de Pasco Corporation ordenó descargar sus armas sobre los comuneros que se hallaban congregados al mando de su Presidente don Alfonso Rivera Rojas.  Fue entonces cuando se desató una desigual batalla: policías entrenados, montados a caballo y con armas de fuego, de un lado; y, humildes campesinos, con hondas, piedras y palos, del otro lado.

La desigual contienda había comenzado.  Los policías a caballo, atropellando a mujeres campesinas, dispersaban los ganados en todas direcciones.  Los comuneros corrían por todo lado oyendo silbar las balas por sobre sus cabezas.  Las chozas de los campesinos fueron quemados.  El Presidente de la comunidad, don Alfonso Rivera Rojas, yacía muerto enfundado con la bandera peruana.  En otro lado estaba tendido muerto don Teófilo Huamán Travezaño.

Cuentan que una mujer valiente se aferró a un poste del alambrado y no quería retroceder, hasta que unas balas destrozaron su mano.  Entonces, ella se agarró del poste con la otra mano y persistía en su empeño de quedarse, pero unos disparos en el estómago la hicieron caer.  Ella era Silveria Tufino Herrera, quien luego de ser llevado a un hospital falleció  horas más tarde.

Serían las dos de la tarde de  aquel día cuando, enterado por un poblador ranqueño de lo que allí estaba ocurriendo, llegó al lugar de la masacre el Alcalde Provincial de Pasco don Genaro Ledesma Izquieta, quien demostrando coraje se puso al frente del Comandante Vaudenay y lo obligó a retirar su contingente del lugar.  Éstos se fueron dejando tirados a los muertos, más de sesenta heridos, y gran desolación entre los comuneros.

Cuentan que los comuneros marcharon luego hacia Cerro de Pasco, encabezados por su personero don Gabriel Gora Ayala y el Alcalde Provincial de Pasco don Genaro Ledesma Izquieta.  En el camino se les fueron uniendo pobladores vecinos que los alcanzaban en bicicletas, carros, a caballo, para llegar hasta la Prefectura de Pasco reclamando justicia por los muertos, heridos y comuneros detenidos.

Entierro de tres campesinos en Cerro de Pasco

Acompañamiento al entierro de las víctimas de Rancas (Publicado en revista Caretas)

Luego de la necropsia de ley, días después, los ataúdes con los cadáveres de los comuneros fallecidos, fueron llevados en hombros desde Cerro de Pasco a San Antonio de Rancas para ser enterrados, con un acompañamiento multitudinario.

Bustos de loas caídos en Rancas

Estos sucesos, como cuantos otros que quedan en la memoria de los pobladores afectados, se van transmitiendo de generación en generación, como tradición popular.  Muchas veces, como en este caso, trascienden a su entorno inmediato y mundial gracias a escritores y novelistas como don Manuel Scorza.  Otros hechos de esta misma naturaleza quedan simplemente reducidos a anécdota pueblerina.

Recientemente, los Sucesos de Rancas, vuelven a cobrar vigencia por los adelantos de una investigación que viene realizando la señorita Elizabeth Lino Cornejo, investigadora, teatrista y narradora oral, de quien se dice que actualmente cursa una maestría en Antropología en el Programa de Estudios Andinos de la Pontificia Universidad Católica (PUC) del Perú.

Los pobladores de Rancas, quienes vivieron esos luctuosos hechos y sus descendientes actuales, comentan lo ocurrido con tal lucidez como si se habrían realizado recientemente.  Pero han transcurrido más de 51 años.

Manuel Scorza

Seguramente estarán pendientes muchas otras reinvindicaciones a personajes anónimos de tantas otras comunidades campesinas, quienes en defensa de los intereses de sus respectivos pueblos no dudaron en sacrificar hasta sus propias vidas o sus economías personales con la esperanza de que sus descendientes tuviesen un futuro mejor, con justicia y paz.

“A veces podemos pasarnos años sin vivir en absoluto, y de pronto toda nuestra vida se concentra en un solo instante”. (OSCAR WILDE)

FUENTES:

Elizabeth Lino Cornejo

http://sanantonioderancas.blogspot.com

Wikipedia

Caretas

PROMAR

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: